Noticias de Propiedades e Inmuebles en Argentina

Encuentra tu próximo Inmueble

Se agrava el derrumbe del mercado inmobiliario

La disparada del dólar blue terminó de sepultar las esperanzas de las inmobiliariasde revertir en el corto plazo la profunda crisis que enfrenta el sector. Ayer, el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires informó que las escrituras de compraventa cayeron 41,3% en el primer trimestre del año y nada indica que la tendencia vaya a modificarse en los próximos meses.

Además, la baja se da tomando como parámetro el primer trimestre de 2012, es decir, comparando las ventas con un período en el que el nivel de actividad en el sector ya había sufrido el cimbronazo del cepo cambiario impuesto por el Gobierno en octubre de 2011.

Según las estadísticas oficiales, en los primeros tres meses del año se hicieron 6490 escrituras en la ciudad por un monto total de $ 3188,4 millones, lo que implica una baja en pesos de 39,1%. En el caso de marzo, las operaciones alcanzaron su piso desde que el Colegio de Escribanos inició la actual serie, hace 15 años.

Los operadores inmobiliarios no dudaron en culpar por la caída a la brecha cada vez mayor entre el dólar oficial y el blue. Ayer, la divisa norteamericana alcanzó un nuevo récord en el mercado paralelo y cerró a 9,63 pesos para la venta, con lo cual acumula una suba de 89,6% en los últimos 12 meses.

Sin embargo, el dato más preocupante para los operadores inmobiliarios es que las ventas registradas durante el tercer mes de este año fueron un 20,5 por ciento menores que las que se realizaron en marzo de 2002, cuando la economía argentina enfrentaba su peor crisis en décadas.

“Con la suba del dólar blue, la situación es cada vez peor. Hoy es casi imposible cerrar una operación, porque cuando se llega a un acuerdo entre las partes, que implica una ingeniería combinando pesos, dólar oficial y celeste, el blue se vuelve a disparar y tira abajo todo lo que se había acordado”, se sinceró Roberto Arévalo, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

La suba sostenida de la cotización del dólar paralelo o negro además provocó que, a contramano de lo que podría esperarse en un mercado con pocas operaciones, los precios de las propiedades hayan registrado algunas subas medidas en pesos.

“Por más esfuerzos que se hagan para pesificar el mercado, en el sector de inmuebles usados el dólar sigue teniendo un peso muy importante. Y lo que estamos viendo en los últimos meses es que las propiedades siguen subiendo de precio en pesos, básicamente porque el dólar blue o celeste sigue funcionando como una referencia”, señaló José Rozados, director de la consultora especializada Reporte Inmobiliario.

Franja intermedia

En el informe difundido ayer, los escribanos de la ciudad de Buenos Aires destacaron que la poca demanda que registra el mercado local se concentra en la franja intermedia de precios. “En los primeros tres meses las operaciones se concentraron en la franja intermedia de 250.000 hasta 500.000 pesos, con una representatividad de 39,3 por ciento, similar a la proporción de un año antes, mientras que las franjas superiores ganaron peso, con el 24,7 por ciento del total de los actos escriturales”, explicaron los escribanos.

El mayor peso de las propiedades más caras, a su vez, explica que el monto promedio de las operaciones se haya incrementado un 4,5 por ciento durante los primeros tres meses del año, hasta rozar el medio millón de pesos.

El panorama en la Capital Federal no es muy diferente al que se registra cruzando la avenida General Paz. Hace un par de semanas, el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires había informado que en marzo las ventas de propiedades habían caído un 25,6 por ciento en marzo y en el trimestre acumulaban un descenso del 27 por ciento respecto del mismo período del año pasado.

Los escribanos bonaerenses además precisaron que las estadísticas de marzo incluían algunas operaciones correspondientes a los meses previos, con lo cual la baja real en el nivel de actividad se ubicaba en torno del 40 por ciento.

Perspectivas

En un mercado cada vez más paralizado, en el sector destacan como un hecho positivo que el segmento de propiedades a estrenar viene sobrellevando mucho mejor el parate en las ventas.

“El panorama no es tan malo en el mercado a estrenar, en gran parte porque las empresas constructoras y desarrolladoras pesificaron sus precios, mientras que los propietarios de viviendas usadas son más reacios a aceptar pesos”, señaló Diego Migliorisi, socio de la firma Migliorisi Propiedades, que también destacó que la brecha de precios entre las propiedades usadas y las nuevas se está reduciendo, lo que a su vez explica que la demanda se concentre cada vez más en las proyectos de viviendas a estrenar y los desarrollos inmobiliarios “desde el pozo”.

Las perspectivas a futuro del sector tampoco son demasiado alentadoras. En este caso, el dato que se utiliza para anticipar qué puede pasar en el mercado durante los próximos meses es el índice de pedidos de obras nuevas. Según las estadísticas oficiales de la ciudad de Buenos Aires, las obras nuevas y las ampliaciones cayeron 84,6% en el primer bimestre de este año respecto del mismo período del año pasado.

“En la medida en que no haya un cambio en los mensajes, no esperamos una reactivación del mercado”, explicó Arévalo, que advirtió el efecto de la menor actividad en el nivel de empleo: “En el sector no tenemos un registro de empleo, pero sabemos que muchas inmobiliarias se están viendo obligadas a cerrar oficinas y que no todos los empleados pueden ser reubicados”, afirmó el dirigente empresarial.

La crisis del ladrillo

El sector inmobiliario fue el más golpeado por la instrumentación del cepo cambiario

  • Mercado deprimido
    Las ventas de propiedades no dan señales de recuperación en la Capital Federal, aun cuando la comparación se hace contra un período muy afectado por la menor demanda, como fue el primer trimestre de 2012
  • Los menos afectados
    El segmento del mercado menos golpeado por la caída en las ventas es el de la franja intermedia de precios
  • La esperanza del rubro
    Ante el parate en las ventas, en el sector destacan como un dato positivo que la demanda de inmuebles a estrenar se resintió mucho menos
  • Impacto en el empleo
    Si bien en el sector no tienen un registro del empleo en el mercado inmobiliario, aseguran que el menor nivel de actividad ya se tradujo en el cierre de oficinas y la pérdida de puestos de trabajo

Del editor: qué significa.
El mercado inmobiliario es un refugio habitual para inversores y propietarios. La incertidumbre cambiaria es letal para su desarrollo

 

Fuente: La Nación